Volver
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Envio en 1-3 días hábiles sin gastos Envio en 1-3 días hábiles sin gastos Envio en 1-3 días hábiles sin gastos
Facebook joyas relojes complementos Instgram joyas relojes complementos

Mantenimiento básico de relojes

Para mantener en condiciones óptimas y en perfecto funcionamiento nuestros relojes es recomendable que tengamos en cuenta ciertas recomendaciones.

En primer lugar en conveniente limpiarlos con cierta frecuencia, sobre todo en verano o si los utilizamos para realizar algún deporte: en el caso de relojes con correa de piel podemos limpiarlo con un paño seco, ya que para prolongar la vida de las correas de piel es recomendable que estas no entren en contacto con el agua. En el caso de los relojes con brazalete metálico o correa de caucho y si la estanqueidad del reloj lo permite, podemos limpiarlos con un pequeño cepillo suave (un viejo cepillo de dientes sería perfecto) y un poco de agua, secándolo bien después. También es conveniente en caso de que llevemos nuestro reloj en el mar o en la piscina lavarlo después para quitar posibles restos de sal o cloro que lo podrían dañar.

En este sentido tenemos que hacer referencia al hermetismo de los relojes, esta es una cualidad que nos indica la resistencia al agua que tienen. Hay que tener en cuenta que esta no es una condición permanente y que puede variar en el tiempo y en función del uso que le demos al reloj, ya que los cambios de temperatura, golpes o productos químicos pueden alterar las juntas y por tanto la estanqueidad del reloj. Por ello es recomendable realizar una comprobación del mismo aproximadamente una vez al año.

Por norma general en la mayoría de los relojes la estanqueidad suele venir indicada o bien en metros o en atmosferas, grabada en la parte posterior o indicada en la esfera.

“Los relojes en los que se especifican los metros a los que pueden sumergirse normalmente no pueden utilizarse directamente a esa profundidad, puesto que los datos de resistencia al agua solo representan la presión a la que el reloj se ha sometido durante las pruebas. Un reloj de pulsera soporta el contacto con el agua a la presión estática indicada en el reloj y teóricamente permite la inmersión en el agua hasta la profundidad establecida, pero durante el movimiento en el agua, como por ejemplo al nadar o al agitar los brazos bajo el mar, la presión dinámica creada puede superar bastante a la presión estática indicada, lo cual pondría en entredicho la resistencia al agua establecida”

En este aspecto cada marca suele tener sus propias recomendaciones pero por regla general desde joyería Aurum recomendamos lo siguiente

3 ATM / 30 metros: lavarse las manos, pequeñas salpicaduras, lluvia
5 ATM / 50 metros: uso en la ducha
10 ATM /100 metros: Navegación deportiva, deportes acuáticos (playa, piscina, etc…)
20 ATM/30 ATM – 200 a 300 metros: Buceo de superficie 

Existen también relojes con mayor resistencia y características especiales (como válvulas de helio) indicados para buceo a más profundidad.

Es importante para que esta característica no se vea comprometida no accionar ninguno de los pulsadores bajo el agua y en el caso de la corona asegurarse que este bien cerrada.

Compartir  
Mantenimiento básico de relojes
  • Mantenimiento básico de relojes
  • Mantenimiento básico de relojes

Warning: constant(): Couldn't find constant METAS_ICOPHONE_ALT in /usr/home/toniaurum.es/web/Twig/Extension/Core.php on line 1272